La historia de la República de Chechenia: conmemoración de la segunda guerra ruso-chechena

La historia de la República de Chechenia: conmemoración de la segunda guerra ruso-chechena

La caída de la URSS marcó el fin de unos de los periodos más significativos de la historia contemporánea: la Guerra Fría. Una vez disuelta,muchas de las repúblicas que la conformaban alcanzaron su independencia, y muchas otras entendieron que era el momento clave para afianzar sus movimientos separatistas.Ese fue el caso de la República de Chechenia, que reivindicó sus claras pretensiones independentistas y empezó a desobedecer al poder ruso.

Los primeros problemas se iniciaron hacia fines del 1700, cuando el zarismo avocaba todas sus fuerzas en conquistar el Cáucaso. Producto de esos embates, Chechenia fue anexada por Rusia y se conformó el Emirato del Cáucaso Norte junto a otros territorios de la región. A pesar de esta pérdida, Chechenia intentaría en numerosas oportunidades obtener su liberación.

Luego de la Revolución de Octubre se proclamó la República Socialista SoviéticaAutónoma Checheno-Ingushetia, ya que esta vez,la república se había unido con la nación de Ingushi. Sin embargo, nuevamente no pudieron avanzar, pues Stalin las acusó de cooperar con las fuerzas nazis en contra del ejército Rojo. A través de un decreto se estableció su división y la anexión de Ingushi a la República de Osetia del Norte. Una de las grandes consecuencias que tuvo esta decisión fue la imposición por parte del régimen comunista de deportar a los nativos del Cáucasoa zonas de Asia Central.

Hacia fines de los 50´s un nuevo líder se encontraba en el poder: Nikita Jruschov, quien se ocupó de restituir a la República checheno-ingushi y a las naciones desplazadas del Cáucaso. El retorno estuvo marcado por distintos factores: la rusificación de sus tierras, la imposibilidad de profesar su religión y la progresiva desmoralización que esto producía. En primer lugar, las “naciones rehabilitadas” tuvieron que coexistir con los rusos que habían ocupado sus tierras durante el exilio, lo que provocó elincremento del nacionalismo. Por otro lado, esta década en particular, estuvo marcada por la intención de eliminar cualquier huella del Islam, lo que significó que las naciones del Cáucaso no solo no podían habitar pacíficamente sus tierras sino que tampoco podían profesar su religión libremente. Este último factor añadió un nuevo elemento, ahora se trataba de un conflicto no solo étnico sino también religioso, que se desarrollaría a través del tiempo.

La vida soviética, ahora guiada por Konstantin Chernenko, se caracterizó por el control implacable que se ejercía sobre la política, la ideología y las cuestiones militares. Este poderío permitió, en lógica soviética, neutralizar de forma eficiente uno y cada uno de los conflictos étnicos- secesionistas. Sin embargo, los años pasaron y fue el turno de Mijaíl Gorvachov quien ascendió al poder con nuevas y renovadas políticas para la URSS; específicamente las famosas Glasnot y Perestroika, que en lo que refiere a los pueblos del Cáucaso, tuvieron grandes repercusiones pues reactivaron abruptamente aquellos conflictos que la administración soviética había desestimado.

Como primera muestra de poder, los dirigentes del Cáucaso se unieron y crearon la Confederación de los Pueblos Montañeses del Cáucaso: una organización política con fuerza militar. Así comenzaron a movilizarse bajo sus históricos pedidos: ¡soberanía e independencia!.

En 1991 Chechenia decidió celebrar elecciones unilaterales que tuvieron como resultado el ascenso de Dzhojar Dudáyev. Esta declaración de independencia inauguró una nueva fase en el conflicto, Rusia alegaba que todo el procesocarecía de validez  jurídica e insistió en que se activaran mecanismos de La Duma para declarar estado de emergencia. Finalmente la solicitud no tuvo éxito.

Independizada Chechenia, se separó de Ingusethia (quien se incorporó a la Federación Rusa) y se produjeron grandes desplazamientos de los rusos que vivían en la región. Con respecto al nuevo gobierno, Dudaýev implementó medidas análogas a las que utilizaba Boris Yeltsin(1991-1999): un presidencialismo de corte autoritario con elementos dictatoriales, lo que provocó que se ganara un gran número de opositores.

En 1992 Rusia crea el Tratado de la Federación Rusa, pero una vez más, Chechenia y Tartaristán no acuerdan incorporarse. Igualmente, negociaron algunas concesiones como el retiro de tropas y una nueva distribución de los aranceles del país checheno.

Los problemas recién comenzaban, la oposición había adquirido más fuerza y logródesestabilizar por completo el gobierno de Dudaýev. Así se inició una guerra civil que lo obligó a dimitir, se disolvió elparlamento y comenzó una guerra de guerrillas en las montañas.

Durante el conflicto, Rusia financió a la oposición con armas de primer nivel para asegurarse un final inminente, pero no fue tan fácil puesto que los chechenos emplearon tácticasinesperadas para cumplir con su objetivo:llevaron a cabomasacres, ataques suicidas, secuestros y torturas de soldados rusos para llamar la atención la opinión pública. Pero, por sobre todo, internacionalizaron el conflicto, llamaron a todos aquellos compatriotas anti rusos a unírseles y lograron quesoldados provenientes de Turquía, Afganistán, y de los países bálticos, se enlistaron en su ejército.

En 1994,Rusia invadió Chechenia utilizando como argumento la violación a los derechos humanos y para resguardarel derrame del conflicto hacia sus fronteras. Posteriormente, en 1996, firmaron un acuerdo de Paz que establecía un gobierno de coalición con participación chechena, y la dilación de la independencia. Dicho acuerdo fue duramente criticado y hasta catalogado como alta traición e ilegitimo por parte de los rusos. El mismo año, Boris Yeltsin se preparaba para su reelección, pero dos grandes problemas opacaban su imagen: la cuestión económica y la guerra de Chechenia. Considerando el contexto, optó por una política pacificadora frente al conflicto. Finalmente, resultó electo, sin embargo,se abstuvo de mostrarse públicamente debido a cuestiones de salud.

Una vez más el conflicto no tenía solución, mientras tanto, los chechenos se consolidaban como la fuerza mayoritaria en el territorio pero no contaban con suficientes libertades políticas. Por su parte, una vez alcanzada la reelección, el Kremlin recrudeció su postura anti secesionista.

En 1997 se celebraron elecciones yAslán Alíyevich Masjádov se convirtió en el nuevo presidente de la República Chechena de Ichkeria. Apartir de entonces, tuvo una serie de encuentros con Boris Yeltsin para iniciar nuevas relaciones bilaterales.

La gestión de Majádov estuvo signada por la crisis económica, inseguridad y los ataques de los señores de la guerra. En un intento por apaciguar la situación, cerró el Parlamento e introdujo aspectos de la Sharia, pero todo fue inútil, los radicales habían adquirido demasiado poder yahora tenían objetivos claros: la unificación de Chechenia y Daguestán bajo un único domino islámicoy la expulsión de los rusos de la región del Cáucaso.

En el periodo de entre guerras las fuerzas wahabíes(corriente musulmana suní) de Daguestán se asentaron en Chechenia y proclamaron el inicio de una Yihad, convocando adeptos de la región para luchar contrala opresión colonial rusa. En este punto, era inminente el inicio de una nueva guerra.

Shamil Basáyev y Ibn Al-Khattab comandaron una fuerza Internacional Islámica que contaba con el apoyo de turcos, yugoslavos y afganos y cuyo objetivo era tomar Daguestán y declararle la guerra al gobierno central.Frente a esta situación el sucesor de Yeltsin: Vladimir Putin, decidió iniciar el contraataque el 26 de agosto de 1999. El conflicto se centró primero en neutralizar a los rebeldes en Daguestán y luego en ocupar Grozni, la capital chechena. Para ello utilizónuevas tácticasy articuló un plan que incluía artillería pesada y contundentes embates aéreos. Así, las fuerzas moscovitas lograron que los yihadistas se desplazaran a las montañas y a zonas de Cáucaso Sur. Esta vez, la resistencia chechena fue débil, sufrieron numerosas bajas y muchos de los simpatizantes de la primera guerra se cambiaron de bando.

Para el año 2000 Checheniatenía un nuevo presidente designado directamente por el Kremlin: Ahmed Kadyrov. A continuación, Vladimir Putin ofreció un armisticio y exhortó a los radicales a entregarse a las fuerzas rusas. Replicando el caso moscovita,algunas de las administraciones de la región se propusieron eliminar las células radicales de sus territorios. Si bien se logró apaciguar momentáneamente el conflicto, los atentados terroristas continuaban siendo una constante: masacres, secuestros y torturas, a lo que se sumó el asesinato del presidente Ahmed kadyrov en manos de los chechenos separatistas,quien finalmente fue sucedido por su hijo, Ramzán Kadýrov.

María Guadalupe Pereyra
Colaboradora de la Red Federal de Historia de las Relaciones Internacionales
Departamento de Historia
IRI – UNLP

Artículos Relacionados