21 de enero de 2000. Derrocamiento del presidente de Ecuador Jamil Mahuad

21 de enero de 2000. Derrocamiento del presidente de Ecuador Jamil Mahuad

Jamil Mahuad, un abogado y político ecuatoriano, llegó a la presidencia de Ecuador el 10 de agosto de 1998. Anteriormente había ocupado cargos como diputado y fue Alcalde de Quito durante dos periodos. Llegó a la presidencia prometiendo el fin de la inestabilidad política que precedió a su gobierno, sin saber que esa inestabilidad y el descontento social se intensificarían durante los dos años próximos, concluyendo con la interrupción de su gobierno.

A 21 días de comenzar el nuevo siglo, el presidente ecuatoriano, Jamil Mahuad, quien había sido responsable de la Dolarización del país, fue obligado a dejar su cargo.

El país no había  comenzado el milenio de la mejor manera,  afrontaba la baja del precio del petróleo y la devaluación de su moneda (el Sucre) producto de la gran crisis económica e inflacionaria que databa de la década de 1990. Por ejemplo, el precio del litro de combustible a comienzos de la presidencia de Mahuad era aproximadamente de 2.010 sucres el que llegó a costar alrededor de 6.300 sucres al fin de su mandato.

A esto se sumaba el fenómeno climático “El Niño”. Y el, el cierre de bancos y congelamientos de depósitos ayudó a acrecentar el descontento de la sociedad.

Finalmente el Presidente decidió, el 9 de enero del 2000, dolarizar la economía del país, con la esperanza de mejorar la situación ecuatoriana. Quienes tenían sueldos o pensiones fijas pasaron a cobrar cuatro dólares mensuales, lo que no favoreció a la popularidad deteriorada del presidente.

El 21 de enero del 2000, las Fuerzas Armadas del Ecuador le retiraron su apoyo luego de que los miembros de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, (CONAIE),  tomarán las calles de Quito y avanzan al Congreso Nacional, apoyados por un grupo de coroneles de las Fuerzas Armadas quienes actuaban de manera independiente a la institución militar. Cerca de la media noche se anunció la creación de un triunvirato, en el que estaban los indígenas representados por Antonio Vargas, el coronel Lucio Gutiérrez, y el jurisconsulto Carlos Solórzano Constantine, quien representaba a la sociedad civil. Gutiérrez fue relevado en el triunvirato por el general Carlos Mendoza representando a las Fuerzas Armadas del Ecuador al momento en que el triunvirato tomó el poder y el palacio de gobierno.

El triunvirato no obtuvo reconocimiento internacional ni apoyo popular, por lo que el Comando de las Fuerzas Armadas obligó a Mendoza a renunciar y a reconocer el orden constitucional. Finalmente, durante la madrugada del sábado 22 de enero de 2000, el vicepresidente de Mahuad, el catedrático guayaquileño Gustavo Noboa, fue declarado como nuevo presidente en un acto que tuvo lugar en el Ministerio de Defensa, siguiendo el orden constitucional, asumiendo formalmente y constitucionalmente ante el Congreso Nacional el día siguiente, ya que el Congreso declaró cesante a Mahuad como presidente bajo la cláusula de «abandono del poder» al haberse autoexiliado en la Embajada chilena.

Hoy en día el ex  presidente sostiene que la dolarización, fue una de las medidas que más benefició hasta la actualidad al Ecuador.

Santiago N. Gasperini
Colaborador de la Red Federal de Historia de las Relaciones Internacionales (CoFEI)
Departamento de Historia
IRI – UNLP

Artículos Relacionados