11 de mayo de 1960. A 60 años del secuestro de Adolf Eichmann por un comando israelí

11 de mayo de 1960.  A 60 años del secuestro de Adolf Eichmann por un comando israelí

El 1 de septiembre de 1939, Alemania invade Polonia, excusándose en supuestos ataques de los polacos a los alemanes. La Europa occidental no tardó en reaccionar y les declaró la guerra a los germanos dando inicio a la Guerra Total que duraría hasta el 8 de mayo de 1945. Los Aliados y el Eje se enfrentaron en un conflicto bélico sin precedentes que tuvo entre sus causas los humillantes términos para los alemanes del Tratado de Versalles de 1919, el surgimiento del fascismo, las tensiones chino-japonesas y la invasión alemana a Polonia. Y, entre sus principales consecuencias encontramos: entre 55 y 70 millones de muertes, la destrucción casi total de ciudades europeas, africanas y asiáticas, la debacle económica europea, la creación de la Organización de las Naciones Unidas, la búsqueda de los responsables: los Juicios de Núremberg, la creación del Estado de Israel, el comienzo del proceso de descolonización mundial y la Guerra Fría.

Adolf Eichmann nació en 19 de mayo de 1906 en la ciudad de Solingen, Alemania. Se desempeñó como un criminal de guerra austríaco-alemán de alto rango en el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Fue el responsable directo y autor intelectual de la solución final, cuyo nombre en alemán es Endlösung der Judenfrage y significa “solución final a la cuestión judía”. Eichmann diseñó este plan para el Tercer Reich que significaba llevar a cabo la eliminación sistemática de la población judía durante la guerra. Cuando Japón firma la rendición en 1945, el plan comenzó a conocerse como holocausto o shoah, es decir, proceso que involucró la deportación sistemática y exterminio de toda persona clasificada como judía por los nazis, independientemente de la religión que profesara. El suicidio de Hitler significó el cese de lealtades por lo que muchos de los oficiales del alto mando nazi huyeron para evitar caer en manos de los Aliados. El caso de Eichmann no fue diferente, a partir de 1945 comenzaría una larga travesía que le costaría el cambio de identidad para poder refugiarse en un lugar seguro y, ese lugar fue la República Argentina.

Desembarcó en Buenos Aires el 14 de julio de 1950 bajo la identidad de Ricardo Klement. Vivió en un barrio porteño por un tiempo y, cuando llegó toda su familia, se trasladaron a la provincia de Tucumán en dónde se desempeñó en distintos oficios, pero no tuvo éxito. En 1952 se trasladó a la ciudad de La Plata, en dónde consiguió un puesto como gerente de planta en la fábrica alemana Mercedes Benz que o había reabierto sus puertas. Con el salario de gerente, compró una propiedad en la zona norte de Buenos Aires, en la calle Garibaldi.

Adolf Eichmann y su familia fueron descubiertos por unos vecinos judíos que dieron aviso al Mossad. El primer ministro del recientemente creado Estado de Israel, David Ben-Gurión dio la orden de la captura de Eichmann al jefe del Mossad, Isser Harel, que planeó el arresto con la información suministrada por Simon Wiesenthal, uno de los cazadores nazis más conocidos del mundo. La “Operación Garibaldi” (nombrada así por la calle en dónde vivía Eichmann) se puso en marcha el 11 de mayo de 1960, ese día Adolf Eichmann fue secuestrado y luego interrogado por el Mossad. Las autoridades argentinas demoraron una semana el ingreso de la aerolínea israelí El Al lo que incrementaba la posibilidad de que la familia de Eichmann diera la alarma. Mientras esperaban, las autoridades del Mossad obligaron a Eichmann a firmar una carta que decía “Yo, Adolf Eichmann, por medio de esta carta declaro que voy a Israel por mi propia voluntad a limpiar mi conciencia”. El 20 de mayo de 1960, el Mossad sacó a Eichmann del país drogado, disfrazado de mecánico y con pasaporte falso, y lo condujo a la ciudad de Haifa, en Israel. Por este secuestro, la cancillería argentina, por medio del embajador Mario Amadeo ―el presidente de Argentina era Arturo Frondizi―, denunció una grave violación de su soberanía ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Argentina recibió apoyo del organismo internacional, pero Israel nunca tuvo intenciones de devolver al criminal nazi, ​ lo que generó un grave incidente diplomático entre Argentina e Israel.

Adolf Eichmann fue juzgado en Jerusalén y sentenciado a la horca por crímenes de lesa humanidad el 15 de diciembre de 1961. La madrugada del 31 de mayo de 1962 se cumplió dicha sentencia en la prisión de Ramla.

Maria Sofia Zelaya
Colaboradora
Red Federal de Historia de las Relaciones Internacionales (CoFEI)
Departamento de Historia
IRI – UNLP

Artículos Relacionados