12 de septiembre de 1990. A 30 años de la firma del Tratado 2+4 para reunificar Alemania

12 de septiembre de 1990. A 30 años de la firma del Tratado 2+4 para reunificar Alemania

El Tratado 2+4 o Dos más Cuatro, llamado así por los grupos de países firmantes, fue el documento rubricado por la República Federal de Alemania (RFA), la República Democrática Alemana (RDA) y los cuatro ganadores de la Segunda Guerra Mundial que controlaban las zonas de ocupación aliada en Alemania; es decir, los Estados Unidos, la Unión Soviética, Francia y el Reino Unido. A través del mismo, las potencias renunciaban a sus derechos en relación con Alemania, devolviéndole su plena soberanía.

El acuerdo firmado el 12 de septiembre de 1990 en Moscú, salió a la luz tras un largo proceso de negociaciones y allanó el camino para la reunificación alemana.

Así, el 12 de septiembre de 1990 Alemania volvía a ser un Estado soberano y se sumaba como miembro de la OTAN, ante la mirada escéptica de una parte de la comunidad internacional. Hasta último momento no se sabía si el tratado se firmaría o no, ya que existían diversas cuestiones delicadas a tratar entre los firmantes y se cuestionaba el poder y libertades que tendría el territorio unificado.

Tras la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 la reunificación era inevitable, iniciando un complejo proceso político, social y económico. Entre 1989 y septiembre de 1990 convivieron dos Gobiernos, uno en la República Federal y otro en la República Democrática. Sin embargo, las dos repúblicas aún eran territorios ocupados por las cuatro potencias vencedoras de la Segunda Guerra y no existía un tratado que pusiera fin de forma legal al conflicto que había terminado hacía cuarenta y cinco años.

Por ello, la resolución de los aspectos formales de la cuestión alemana se hizo en varias etapas y en distintos encuentros en lugares representativos de todas las partes. Así fue como el 5 de mayo de 1990 tuvo lugar en Bonn, la capital de la Alemania Occidental, el primer encuentro de los ministros de asuntos exteriores de Gran Bretaña, Francia, EE.UU. y la Unión Soviética más los de dos estados alemanes. Posteriormente seguiría un encuentro en Berlín del Este para evidenciar que ambos países eran los principales participantes y protagonistas de las discusiones, a fin de poder resolver sus conflictos. Le seguiría una reunión en Paris y luego en Moscú con la firma del Tratado 2+4. Finalizaría en Nueva York con la rúbrica de la recesión de los derechos sobre las Alemanias.

El Tratado fue el documento iniciante del proceso de Unión, y tenía como precedente los Diez Puntos para la unidad presentados por el canciller alemán Helmut Kohl, en los cuales apuntaban una serie de medidas para llegar a la unificación y fueron un guion para la transición democrática de la RDA. Estos acuerdos abrieron paso definitivo a la reunificación el 3 de octubre de 1990.

Con el Tratado 2+4 se contemplaba que:

  • La Alemania unificada pudiera pertenecer a la OTAN
  • Las fronteras existentes de la Alemania unificada serían definitivas. El Estado alemán no podría reclamar territorios al este de la línea Oder-Neisse, ni aquellos perdidos al término de la Segunda Guerra Mundial.
  • La jurisdicción de la Alemania unificada, a partir de la entrada en vigor del tratado, abarcaría el territorio de las otrora RFA y RDA, incluyendo las cuatro zonas de ocupación en Berlín.
  • La expiración de la ocupación cuatripartita en Berlín
  • Las tropas soviéticas instaladas en la antigua RDA debían retirarse pacíficamente antes del fin de 1994.
  • Las fuerzas alemanas debían ser reducidas en un 26 %, de 500.000 a 370.000.
  • En el territorio alemán no podría almacenarse armas biológicas, atómicas o nucleares, químicas o cualquiera considerada de destrucción masiva, renunciando a su posesión y uso.
  • Se permitiría a los gobiernos de la RFA y la RDA reunificarse de acuerdo al preámbulo y al artículo 23 de la Ley Fundamental de Alemania.

Si bien las negociaciones no fueron sencillas, y donde permanentemente se ponían en jaque intereses particulares de las potencias, sobre todo los de la Unión Soviética y Estados Unidos, como así también presiones de la Comunidad Internacional, el proceso perteneció enteramente a la conveniencia de los gobiernos alemanes.

Los compromisos adquiridos y los documentos legales firmados por los ya nombrados Estados fueron reconocidos a nivel global tras la firma del Tratado Dos más Cuatro, y en conjunto con la declaración realizada posteriormente en Nueva York, donde se efectivizó la soberanía total de Alemania.

María Laura Brito
Colaboradora de la Red Federal de Historia de las Relaciones Internacionales (CoFEI)
Departamento de Historia
IRI – UNLP

Artículos Relacionados