20 de noviembre de 1975. A 45 años de la muerte del dictador Francisco Franco

20 de noviembre de 1975. A 45 años de la muerte del dictador Francisco Franco

“Franco ha muerto”, comunicó tres veces un telegrama oficial enviado a las cinco de la mañana del 20 de noviembre de 1975. Unas horas después, el presidente del Gobierno, Carlos Arias Navarro, retransmitió en un mensaje televisivo la noticia con el mensaje “Españoles, Franco ha muerto”. Tras una larga agonía, el denominado “Caudillo por la gracia de Dios”, falleció hace 45 años y, junto con él, el régimen dictatorial que lideró durante casi cuatro décadas. El inicio de la transición hacia la democracia se había iniciado en un país cuya sociedad ya había comenzado a comprometerse con los principios del liberalismo occidental. Además, el sistema político ideado tras la Guerra Civil (1936-1939) estaba concebido como un instrumento de poder personal que difícilmente podría subsistir sin su líder.

El Movimiento Nacional, que ocupaba el poder durante el régimen militar, ya tambaleaba a principios de los setenta. En 1974, la flebitis, el Parkinson y una serie de males gástricos resquebrajaban la salud de Francisco Franco y hacían temer por su vida. Mientras, la oposición se organizaba, los medios de comunicación se fortalecían, la situación socioeconómica empeoraba y la presión internacional por los crímenes estatales cometidos en España –que ocurrieron hasta el final de la dictadura– era cada vez mayor.

El día anterior del entierro del “Generalísimo” en el Valle de los Caídos, don Juan Carlos de Borbón se convirtió en rey de España el 22 de noviembre de 1975. El nuevo jefe de Estado debía definir qué ocurriría con la política de la nación ibérica, que continuaba atónica y sin un rumbo claro. De forma sorpresiva, el 3 de julio de 1976 nombró a un entonces desconocido Adolfo Suárez como nuevo presidente del Gobierno. Bajo su gestión, la Ley de Reforma Política avanzó y se disolvieron las Cortes franquistas tan solo un año después de la muerte del “Caudillo”. Con amplia mayoría, los ciudadanos españoles respaldaron las modificaciones en referéndum y sellaron el camino hacia la democracia. No obstante, la figura de Franco nunca ha dejado de incomodar al país europeo durante las últimas décadas.

Juan Martín de Chazal
Colaborador de la Red Historia de las Relaciones Internacionales (CoFEI)
Departamento de Historia
IRI – UNLP

Artículos Relacionados