13 de mayo de 1981. Atentado terrorista contra el Papa Juan Pablo II

13 de mayo de 1981. Atentado terrorista contra el Papa Juan Pablo II

El miércoles 13 de mayo de 1981 el Papa Juan Pablo II recibió cuatro disparos en frente de unos treinta mil fieles durante una audiencia semanal en la Plaza San Pedro ubicada en el corazón de la Ciudad del Vaticano. Dos proyectiles le alcanzaron y se alojaron en su estómago, otro le alcanzó el brazo derecho y el último le rozó la mano izquierda. El Sumo Pontífice tuvo que ser sometido a una cirugía de emergencia dado que las balas que habían alcanzado su abdomen habían producido una perforación intestinal, su estado era grave debido a la pérdida de sangre, pero tras la larga intervención pudo sobrevivir.

El atacante fue identificado como Mehmet Ali Ağca, un joven de origen turco de tan solo 23 años, pero con una larga trayectoria criminal internacional. El intento de asesinato fue catalogado como atentado terrorista. Si bien hoy en día no se conocen los motivos exactos del ataque, existen varias versiones. Y es que el mismo Mehmet Ali Ağca dio varias declaraciones contradictorias en sus múltiples interrogaciones, entre ellas que el Papa era la “reencarnación de todo lo capitalista”.

La versión más fuerte fue que la URSS y que la KGB había ordenado a los servicios secretos de la Bulgaria y de Alemania Oriental llevar a cabo la tarea. La KGB habría dirigido al servicio secreto búlgaro a asesinar a Juan Pablo II a causa de su apoyo a Solidarność, una federación sindical polaca a la que se veía como una de las amenazas más significativas a la hegemonía soviética en Europa Oriental. Originalmente, Ağca dijo ser un miembro del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), pero prontamente el FPLP negó cualquier vínculo con él.

Ağca fue detenido y sentenciado en julio de 1981 a cadena perpetua en Italia por intento de asesinato. Sin embargo, fue indultado por el presidente Carlo Azeglio Ciampi en junio de 2000, a petición del Papa. ​ Ağca fue extraditado a Turquía, donde fue encarcelado por el asesinato del periodista izquierdista Abdi İpekçi en 1979 y dos asaltos a bancos en los setenta. ​A pesar de la petición de ser liberado en noviembre de 2004, un juzgado turco dictaminó que no sería posible solicitar la libertad condicional hasta 2010. Pero el 12 de enero de 2006 un tribunal turco autorizó su liberación. Sin embargo, el 20 de enero de 2006, el Tribunal Supremo Turco dictaminó que el tiempo que había estado encarcelado en Italia no podía ser deducido de la sentencia turca y lo volvieron a encerrar. Ağca fue puesto en libertad el 18 de enero de 2010, después de casi 29 años tras las rejas.

 

Maria Sofia Zelaya
Colaboradora de la Red Federal de Historia de las Relaciones Internacionales (CoFEI)
Departamento de Historia
IRI – UNLP

 

 

 

Artículos Relacionados