Crisis de Sudán. Los militares y la oposición avanzan a paso firme en un acuerdo de transición gubernamental en el país.

Un soplo esperanzador se extiende en Sudán, tras un prolongado conflicto de la sociedad, primero dirigido contra la dictadura de Omar Al Bashir y luego hacia las fuerzas militares que lo derrocaron el pasado abril, haciéndose del poder hasta el momento.

El Consejo Militar de Transición de Sudán (CMT) que gobierna el país y las fuerzas ciudadanas de oposición unidas en la Alianza para la Libertad y el Cambio (ALC), han alcanzado un acuerdo este viernes para la creación de un Consejo Soberano que conducirá al Estado africano a elecciones que garanticen un proceso democrático, a partir de un período de transición de tres años. Este nuevo órgano ejecutivo del gobierno sudanés, estará integrado por civiles y militares y su presidencia será alterna entre las partes.

En este acercamiento entre el Consejo Militar  y la Alianza ha sido fundamental el rol mediador desplegado por la Unión Africana y el Primer Ministro etíope, Abiy Ahmed.

Conforme a lo expresado por el equipo mediador, el acuerdo propone la creación de un Consejo Soberano de 11 miembros, 6 civiles y 5 militares, y una Presidencia ocupada durante los primeros 18 meses por un general del ejército y el resto del tiempo que dure la transición, al menos otro año y medio, por un civil. Paralelamente, se comprometieron a posponer la conformación de un consejo legislativo. La constitución de este órgano legislativo, contemplaba que los miembros de la ALC ocuparían dos tercios de los escaños en ese cuerpo colegiado, aunque ello se pospondrá por el momento. En concordancia con este proceso de acercamiento entre los actores en conflicto, el CMT durante el día jueves 4 de julio, decretó una amnistía a unos 235 miembros del Ejército de Liberación de Sudán -integrantes de la ALC-, liberados de la prisión de Al Huda en la ciudad de Omdurman, localidad cercana a Jartum. Por último, ambas partes acordaron realizar una investigación pormenorizada, a nivel nacional, transparente e independiente acerca de todos los incidentes de violencia, incrementados desde el mes pasado en el país, que provocaron más de un centenar de víctimas civiles, un gran número de heridos y un incremento alarmante de presos políticos en las cárceles sudanesas. Tanto el vicepresidente y portavoz del Consejo Militar de Transición de Sudán Mohamed Hamdan Deglo, como el líder de la Alianza para la Libertad y el Cambio, y presidente del partido del Congreso Sudanés, Omar Al-Dakir, en múltiples declaraciones se han mostrados satisfechos con el proceso de diálogo impulsado por los mediadores Mohamed El Hassan Ould Labbat en representación de la Unión Africana (UA) y por su homólogo etíope Mohamud Dirir. Para la UA este proceso iniciado el día viernes 7 de julio deberá concluir indefectiblemente con el establecimiento de un sistema democrático y de gobierno civil en Sudán. La sociedad civil, que paralizó el país y se enfrentó primero al régimen dictatorial de Al Bashir y luego propició la desobediencia civil ante las nuevas autoridades castrenses que intentaron monopolizar el poder obtenido a través de un golpe de Estado, hoy se ilusionan con un futuro próximo mejor donde las mujeres, los jóvenes y amplios sectores hasta el momento desoídos,  aspiran a ser protagonista de un verdadero cambio democrático, participativo y transversal.

 

Diego Buffa
Miembro
Departamento Africa
IRI – UNLP

Artículos Relacionados