3 de diciembre de 1989 – A 30 años de la Cumbre de Malta

«Caminamos hacia un mundo sin tiranía ni temor», George H. W. Bush. «Un mundo mejor para todos los pueblos de la totalidad de los continentes»mencionó Mijail Gorbachov, consciente de la importancia histórica de aquel encuentro. Era el 2 de diciembre de 1989, y los entonces presidentes de Estados Unidos y la URSS, se reunían en el buque Máximo Gorki, fondeado en las costas de Malta, para poner fin a las tensiones que habían monopolizado las relaciones entre ambas superpotencias, durante 44 años, y de la escena política mundial. Se acabó, por fin, la Guerra fría.

Un diminuto camarote con una mesa de apenas 60 centímetros de ancho, en un barco soviético, fue el escenario de la primera jornada de la Cumbre de Malta, en el que se produjeron cinco horas de intensas conversaciones. Un marco singular, forzado por la tempestad desatada fuera, para uno de los considerados encuentros clave de la histórica del siglo XX.

La cita se producía en medio del colapso de los regímenes comunistas de Europa del Este y pocas semanas después de la caída del muro de Berlín.  La estabilidad fue la piedra fundamental de aquella cumbre destinada a terminar de una vez con la Guerra fría y la amenaza perpetua de guerra mundial, con unos gastos en armamento que las superpotencias ya no podían soportar. Las cifras hablaban por sí solas: en 1950, el gasto militar mundial se cifraba en 100.000 millones de dólares; en 1980, en 300.000 millones; en 1982 se elevó bruscamente a 500.000 y en 1985 a 870.000 millones.

La división de Europa daba sus últimos coletazos y las dos grandes alianzas militares, que hasta ayer preparaban la destrucción mutua, cooperan ahora para mantener la estabilidad . En efecto, la Cumbre esbozó las grandes líneas de un proyecto encaminado a reducir los arsenales nucleares de Estados Unidos y la URSS, ese mismo arsenal que las potencias habían ido acumulando a lo largo de 44 años.

Los informes de prensa de la época se refirieron a la Cumbre de Malta como la más importante desde 1945, cuando el primer ministro británico Winston Churchill, el primer ministro soviético Iosif Stalin y de los Estados Unidos, el presidente Franklin D. Roosevelt, acordaron en Yalta, URSS, un plan de posguerra para Europa.


Rocio Cortes
Colaboradora de la Red Federal de Historia de La Relaciones Internacionales
Departamento de Historia
IRI -UNLP

Artículos Relacionados