12 de junio de 1935. A 85 años del fin a la Guerra del Chaco

12 de junio de 1935. A 85 años del fin a la Guerra del Chaco

El control del Chaco Boreal, una región de 500.000 kilómetros cuadrados con importantes vías fluviales que se creía rica en yacimientos petrolíferos, produjo la mayor guerra contemporánea librada en suelo latinoamericano. Entre 1932 y 1935, Paraguay y Bolivia movilizaron a cerca de medio millón de hombres en una escala bélica que utilizó armamento convencional, como tanques y ametralladoras, y que dejó casi 100.000 víctimas mortales.

El 12 de junio de 1935, se firmó en Buenos Aires el protocolo que iniciaría las conversaciones de paz que pusieron fin a las violentas hostilidades. El conflicto militar había estallado tres años antes, luego de que ambos países hubieran reivindicado durante años la soberanía de la región fronteriza. Los primeros enfrentamientos armados se produjeron a principios de 1932. En septiembre de ese mismo año, tropas bolivianas invadieron la zona, mientras los países de la región fracasaban en sus intentos por mediar la paz.

La declaración formal de la guerra ocurrió en mayo de 1933, luego de que el presidente paraguayo, Eligio Ayala, percibiera que las fuerzas bolivianas habían alcanzado su mayor poderío sobre el Chaco Boreal. Entretanto, la Sociedad de las Naciones también intervino en el conflicto tras enviar una comisión que responsabilizó a la nación andina de haber iniciado las hostilidades (aunque también afirmaba que Paraguay dificultaba las tentativas mediadoras). El 1 de noviembre de ese año se dispuso un embargo internacional de armas, dado que los beligerantes las obtenían del exterior –es decir, ninguno de ellos las fabricaba–.

Se estima que el trasfondo del violento conflicto estuvo atravesado por los intereses de las principales multinacionales petrolíferas sobre los supuestos yacimientos del lugar. Sin embargo, luego se comprobaría la inexistencia de importantes volúmenes comerciales de crudo en los subsuelos de la zona en litigio.

El armisticio, como se mencionó, ocurrió en junio de 1935. El canciller argentino, Carlos Saavedra Lamas, presidió una comisión –en ella participaron representantes de Chile, Brasil, Perú, Uruguay y Estados Unidos– que logró que las partes se sentaran a negociar en Buenos Aires. El protocolo firmado allí establecía el fin del estado de beligerancia sobre la base de las posiciones alcanzadas hasta aquel entonces. Así, Paraguay salió vencedora tras adjudicarse la mayor parte –tres cuartas– del Chaco Boreal.

Bolivia, por su parte, recibió un estratégico punto a orillas del Río Paraguay, desde donde es posible establecer un acceso fluvial al Océano Atlántico. El sitio hoy es conocido como Puerto Busch y se encuentra prácticamente deshabitado. El resultado de la guerra supuso una gran humillación para la nación andina, que terminaría experimentando una gran inestabilidad económica acompañada por una seguidilla de gobiernos militares.

Recién el 27 de abril de 2009 se estableció el acuerdo definitivo de límites entre ambos estados sudamericanos, según lo dispuesto por el Tratado de Paz, Amistad y Límites rubricado el 21 de julio de 1938 que fue alcanzado tras el proceso iniciado en 1935.

Juan Martín de Chazal
Colaborador de la Red Historia de las Relaciones Internacionales (CoFEI)
Departamento de Historia
IRI – UNLP

Artículos Relacionados