La Plataforma Continental en los nuevos DNI

La Plataforma Continental en los nuevos DNI

La concreción de una importante aspiración de una ONG fueguina y la Legislatura de nuestra provincia más austral luego de más de 5 años de aparente indiferencia durante los cuales contó con el apoyo permanente del IRI. 

Hace más de 30 años los primeros coordinadores del Departamento de Malvinas, Antártida e Islas del Atlántico Sur (hoy Departamento del Atlántico Sur) -profesores María Elena Baquedano y Carlos Alberto Biangardi Delgado– participaron, bajo la dirección del director del IRI, Profesor Norberto Consani, en un proyecto de investigación en el marco de un programa de formación preferencial de recursos humanos en ciencia y técnica de la Universidad Nacional de La Plata, con el denominado «Proyecto del Atlántico Sur». Entre las conclusiones de esta investigación estaba la recomendación de la adopción como cartografía oficial del mapa bicontinental de la República Argentina.

Tuvimos que esperar hasta el mes de noviembre de 2010, en que el poder ejecutivo nacional promulgó la Ley 26.651, para ver concretada esta propuesta, la que no estuvo excenta de críticas publicadas en uno de los principales diarios de la ciudad de Buenos Aires, paradógicamente escritas por empleados del propio Estado Nacional. Nos referimos a estos temas en la página 380 de nuestro libro «CUESTIÓN MALVINAS: A 35 años de la Guerra del Atlántico Sur. Propuesta para la construcción de una Política de Estado» (2da. edición, Buenos Aires 2017).

Cuatro años después una ONG integrada por jóvenes fueguinos descubrió que en los nuevos DNI creados por el Estado Nacional el nombre de nuestra provincia más austral se encontraba cercenado denominándosela solo «Tierra del Fuego» y excluyendo los territorios de la misma establecidos en la ley de su creación, y más precisamente por la Ley 26.552 que establece los límites definitivos de la provincia, y que precisamente la soberanía sobre los territorios excluidos se encuentra en conflicto con el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Pero también que el mapa de la República Argentina impreso en los nuevos DNI no coincidía con el mapa bicontinental establecido como cartografía oficial por la Ley 26.651.

A partir de ese momento estos jóvenes fueguinos nucleados en la «Unión Malvinizadora Argentina» comenzaron a cuestionar la confección de los nuevos DNI y a solicitar su corrección, concluyendo este proceso con la presentación de un proyecto en la Legislatura de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur para que este cuerpo legislativo requiriera del Gobierno Nacional su corrección, de acuerdo a lo establecido por las leyes 26.552 y 26.651, lo que finalmente fuera aprobado por resolución de fecha 15 de octubre de 2015.

Durante el año 2016 tuve la oportunidad de redactar el prólogo del libro «Breves trazos malvinizadores, una visión generacional» editado en Ushuaia, que reune importantes proyectos con respecto a la Causa de Malvinas presentados en la Legislatura provincial y considero que es importante dejar testimonio del respaldo que desde el IRI le dábamos al proyecto que nos ocupa, por lo cual transcribo la parte pertinente: «…debemos destacar el proyecto de corrección de todos los DNI argentinos, que fuera aprobado en la sesión del día 15 de octubre de 2015 por la Legislatura de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, solicitando al ministerio del Interior y Transporte de la Nación que en el Documento Nacional de Identidad que se extienda a los ciudadanos fueguinos figuere en el sector en que se identifica la Provincia el nombre completo de la misma: «Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur» y no como está escrito en la actualidad que omite a la Antártida y el territorio insular. Y, que en el mapa de nuestro país que se encuentra en la parte derecha del documento que se entrega a todos los ciudadanos del país, se incorpore la Antártida Argentina y los archipiélagos de las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur, en cumplimiento de lo dispuesto por la Ley Nacional 26.651 que establece la obligatoriedad del uso del mapa bicontinental argentino. Como bien afirma el autor en los fundamentos del proyecto, este hecho tiene una importancia trascendental ya que en toda la Unión Suramericana de Naciones (con excepción de Suriman y Guayana) los titulares del DNI argentino pueden ingresar sin pasaporte a los países que la conforman, teniendo el mapa bicontinental argentino no solo un efecto de visibilización interna sino también internacional, y no puede concebirse que el Estado Nacional aporte una imagen cercenada de nuestro país en violación de lo dispuesto por la Ley 26.651, que paradógicamente, fue sancionada por la misma administración que creó el nuevo DNI».

Desde el 15 de octubre de 2015 hasta el 20 de noviembre de 2020 dicha resolución pasó por distintos despachos del Congreso de la Nación, traspapelada en los laberintos de la burocracia política, y en esencia, padeció de la idiferencia de quienes por mandato constitucional tendrían que ocuparse de los altos intereses del país. Solo la incansable insistencia de sus impulsores, desde la sociedad civil, logró mantener vivo el reclamo.

Finalmente en agosto de 2020 se sancionó la Ley 27.757, modificatoria de la 23.968. que incorpora al mapa bicontinental la plataforma continental de acuerdo a los trabajos realizados por la COPLA entre los años 1998 y 2009 y oportunamente presentados ante la Comisión del Límite Exterior de la Plataforma Continental de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

El 20 de noviembre de 2020 el actual ministro del Interior, Eduardo de Pedro, y el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur de la Cancillería, Daniel Filmus, anunciaron en la Casa Rosada que el DNI tendrá a partir de ahora el nuevo mapa bicontinental e insular de la República Argentina, para resaltar la importancia de la soberanía del país. También dijeron que «cuidar y defender nuestra historia, es cuidar y defender nuestra identidad».

Desde el Departamento del Atlántico Sur del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de La Plata manifestamos nuestro beneplácito por esta decisión pero para precisamente «cuidar y defender nuestra historia» debemos recordar que esta iniciativa fue producto de una inquietud de la sociedad civil, que fuera oportunamente receptada por la Legislatura de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur y que durante más de cinco años fue impulsada incansablemente por los jóvenes de la Unión Malvinizadora Argentina ante la indiferencia de la burocracia política.

Carlos Alberto Biangardi Delgado
Coordinador
Departamento del Atlántico Sur
IRI – UNLP

Artículos Relacionados