Comunicado del Departamento de Eurasia

Comunicado del Departamento de Eurasia
Irán ingresa a la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS)

Anunciada a mediados del 2001 por los Cinco de Shanghái (China, Kazajstán, Kirguistán, Rusia, Tayikistán) y Uzbekistán, la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) es un organismo cuyos principales objetivos son el fortalecimiento de la confianza de los miembros, la cooperación en diversas áreas tales como el político, comercial, científico, entre otros, y la provisión y mantenimiento de la paz, la seguridad y la estabilidad regional. La firma de la Carta de la Organización de Cooperación de Shanghái sucedió en junio del 2002 y entró en vigor en septiembre de 2003.

Actualmente forman parte de la organización India, Kazajstán, China, Kirguistán, Pakistán, Rusia, Tayikistán, Uzbekistán e Irán y cuentan con status de Estado observador Afganistán, Bielorrusia y Mongolia. La última incorporación sucedió el pasado 17 de septiembre durante la 21° Cumbre de Líderes de la OCS en Dusambé, Tayikistán, donde Irán obtuvo su estatus de Estado miembro luego de ser observador desde el año 2005.

La Organización de Cooperación de Shanghái es la institución más importante a nivel regional, dado que agrupa a los principales poderes de la región. Usualmente es descripta como un mecanismo utilizado para hacer balance a la presencia de Estados Unidos en la región y aumentar la capacidad de maniobra frente al grande americano, especialmente para Rusia y China.

El ingreso de Irán se da en un contexto donde el Estado persa se encuentra en negociaciones respecto al Acuerdo Nuclear con occidente. Asimismo, su incorporación a la OCS es un indicio del viro de la política exterior de la nueva administración de Ebrahim Raisi, donde la cooperación con sus vecinos orientales toma mayor relevancia. Si bien en el pasado ha cooperado de manera cercana con Rusia en Medio Oriente para limitar la influencia de Estados Unidos y sus aliados y concretar sus objetivos en común, esto sucedió a nivel bilateral. Algo similar ocurrió con China con quien firmó un Acuerdo de Cooperación Integral de 25 años el pasado marzo.

Cabe recordar que Irán también se encuentra bajo sanciones de Estados Unidos por lo que la adhesión como Estado miembro de la Organización de Cooperación de Shanghái abre una ventana de posibilidades para los productos y la economía iraní, participando en el mercado de Asia Central.

Las actualidades geopolíticas nos invitan a prestar atención a regiones como Asia Central para comprender las dinámicas que pueden afectar a nuestras latitudes. De mínima, la incorporación plena de Irán a la OCS abre el juego a un cambio en las condiciones de mercado en ese país y en sus vecinos, dejando una puerta para efectos en las dinámicas de poder de la región que pueden tener o no, implicancias sistémicas.

22 de septiembre de 2021                                                

Artículos Relacionados