Atentado político en Japón

Atentado político en Japón

En plena campaña para la renovación de miembros del Parlamento japonés, a dos días de las elecciones, en un acto político del PLD, es asesinado el ex Primer Ministro, Shinzo Abe. Un hecho por demás sorprendente: la violencia hacía muchísimo tiempo que no estaba presente de esta forma en la sociedad japonesa. Se informa que su agresor fue detenido y que había sido miembro de las Fuerzas Marítimas de Autodefensa, durante alrededor de 3 años hasta 2005. También se informó que el arma que empleó era de fabricación casera.

Expresamos nuestras condolencias a los familiares del ex Primer Ministro y condenamos el uso de la violencia. Sabemos que es el propio  pueblo japonés el que ha condenado el uso de la violencia tras la Segunda Guerra Mundial y que abrazó la paz con profunda convicción. Produce un fuerte impacto en un país en donde el control de posesión de armas es muy estricto y en donde incluso la policía no las porta cotidianamente.

Los dos años de la pandemia han afectado – como en el resto del mundo – a la economía y también a la sociedad en su conjunto, generando tensiones. Pero en el caso del Japón, con todas las restricciones, se había confiado más en la sensatez de la gente, que en las prohibiciones policiales y las restricciones a las libertades (1).

Tratando de reflexionar sobre los últimos acontecimientos y de dar una explicación al menos provisoriasobre este luctuoso hecho, todo nos conduce a la situación candente en política exterior, en relación con la región y, nuevamente, un alineamiento cada vez más marcado con los EE.UU, potenciado ahora por la guerra en Ucrania y la relación japonesa con Rusia, país con el cual nunca terminó de cerrar la paz tras la Segunda Guerra Mundial.(Ver Cátedra JICA-UNLP, conferencia de la Dra. Carmen Tirado– Universidad de Zaragoza –5/7/2021)

La paz ha sido siempre el mensaje del Japón a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Una de las principales y más contundente de la razones para sostener esta postura, fue el haber sido el único pueblo en el mundo que fue víctima de armas nucleares y es una muestra concreta de lo que sucede cuando se las usa. La sociedad civil japonesa, por ese motivo, ha sido y es hoy también defensora a ultranza de la solución pacífica de los conflictos. Quizás esto llame a la reflexión a aquellos políticos que están sembrando el miedo sobre posibles conflictos armados y, por lo tanto,aliente la necesidad de volver a poner el acento en el recurso militar.Paradójicamente con un acto violento y protagonizado por un ex miembro de las propias fuerzas de autodefensa.

Referencias:

(1) https://www.cari.org.ar/recursos/cronicas/japon1-09-20.html


Cecilia Onaha

Coordinadora
Centro de Estudios Japoneses
Departamento de Asia y el Pacífico
IRI – UNLP

Artículos Relacionados