A propósito del próximo lanzamiento del satélite argentino SAOCOM 1B

A propósito del próximo lanzamiento del satélite argentino SAOCOM 1B

El próximo 30 de marzo será el lanzamiento del satélite argentino SAOCOM 1B, parte integrante de una constelación de satélites junto al SAOCOM 1A. En el diseño y fabricación de tamaña empresa han participado empresas y organismos de la Argentina tales como INVAP, CNEA y VENG, entre otras.

La misión SAOCOM (Satélite Argentino de Observación Con Microondas) en conjunto con cuatro satélites de la Agencia Espacial Italiana, integra el Sistema Ítalo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias (SIASGE), que servirá a una amplia gama de propósitos, entre los que se encuentra la observación terrestre y mediciones de humedad del suelo. Se espera que tenga un impacto positivo en la gestión de la agricultura, así como la detección temprana de riesgos naturales, por nombrar solo algunos.

El advenimiento de este suceso es una buena oportunidad para reflexionar sobre el rol de la ciencia y el desarrollo de las capacidades científico-tecnológicas de un país y su consecuente impacto en la proyección internacional; así como también sobre la importancia de las instancias de cooperación internacional en la materia.

A pesar de los vaivenes económicos que sufre la Argentina, hay un importante nicho tecnológico (satelital, nuclear) que no solo mantiene los más altos estándares internacionales, sino que compite a la par con países desarrollados de diferentes latitudes. Cabe mencionar, como ejemplo de lo mencionado, el historial exportador de una empresa como INVAP, que ha ganado licitaciones internacionales y ha vendido tecnología de punta a países de Europa, África y Oceanía.

Es necesario potenciar este sector y sus empresas e instituciones para aumentar su capacidad exportadora, de la mano de una vinculación internacional que continúe posicionando el conocimiento argentino en los mercados más exigentes. En esta tarea, es imprescindible el trabajo conjunto del sector tecnológico (empresas, organismos) con las diferentes áreas de gobierno atinentes, tales como el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, el cual goza de una nutrida y experimentada burocracia especializada en cuestiones científicas.

Por otro lado, la consecución de estos objetivos que hacen al interés nacional de nuestro país puede y debe ir de la mano de instancias de cooperación bilateral y/o multilateral que tengan como objetivo un intercambio de conocimiento que sea mutuamente beneficioso para las partes implicadas.

 

Sebastián E. Do Rosario
Miembro
Departamento de Seguridad Internacional y Defensa
IRI – UNLP

Artículos Relacionados